Dieta Mediterránea

Dieta Mediterránea

¿Por qué la dieta Mediterránea es la mejor del mundo?

En muchas revistas, programas de televisión e incluso estudios científicos nos recuerdan constantemente que la dieta mediterránea es la mejor del mundo. Pero, ¿sabemos por qué esto es así? ¿Es realmente esta dieta una de las más saludables?

Sin duda la dieta mediterránea es una de las más famosas del mundo y se caracteriza por su variedad a la hora de cocinar. No sólo se usan carnes, pescados y cereales, sino  también una gran variedad de frutas, verduras, legumbres, frutos secos, aceite de oliva, etc. Además, también es famosa por la infinidad de posibilidades que ofrece a la hora de elaborar todos esos ingredientes de una manera sana y nutritiva.

La clave: el origen vegetal

La clave de la dieta mediterránea se encuentra en que se trata de una forma de comer en la que abundan las frutas, verduras, setas de todo tipo, cereales, frutos secos, aceite de oliva, etc. en detrimento de los lácteos y las carnes.

De esta manera, es una dieta responsable tanto con la salud como con el medio ambiente, motivo por el que se la considera la mejor dieta del mundo.

Las frutas, verduras y hortalizas aportan muchos minerales y vitaminas que el cuerpo no genera y debemos introducirlas mediante la alimentación. De esta forma, conseguimos un correcto crecimiento y mantenimiento celular de nuestro organismo, cosa que no se consigue tomando sólo elementos procesados.

El aceite de oliva

El aceite de oliva es una de las estrellas indiscutibles de la dieta mediterránea y aunque se utiliza para cocinar, la forma más saludable de tomarlo es en crudo ya sea en tostadas o en ensaladas.

Por ejemplo, una cucharada de este considerado “oro líquido” aporta una gran cantidad de energía sin aportar colesterol. Además, previene las enfermendades del corazón, es antioxidante y además es rica en vitamina E.

Productos frescos

La dieta mediterránea se nutre sobre todo de productos frescos y de temporada. De esta forma, se dejan atrás los alimentos procesados, menos saludables. Además de ser mejor para la salud, los productos frescos también son mejores para el medio ambiente ya que no es necesario seguir procesos industrializados para prepararlos o conservarlos por lo que se ahorra en emisiones de dióxido de carbono.

En conclusión, la dieta mediterránea conlleva muchos beneficios para la salud, como la prevención de problemas de obesidad o diabetes, así como problemas digestivos, de corazón y vasculares. Además, la dieta mediterránea está considerada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad… ¿no crees que ha llegado la hora de comer mejor y más rico?

Imagen: Vanessa Lollipop | Flickr

Leave a Reply

Your email address will not be published.

He leído y estoy de acuerdo con la totalidad de condiciones de la política de privacidad.