La importancia de la carne en nuestra alimentación |supermercados en jerez|supermercados en los barrios|supermercados en arcos|

La carne, ya sea de vacuno, cerdo, cordero o ave constituye una de las principales fuente de proteína de las que dispone el ser humano.

Desde un punto de vista nutricional, la importancia de la carne deriva de sus proteínas que son de características y proporciones similares en todos los tipos de carne. Estas proteínas son de alta calidad ya que contienen todos los aminoácidos esenciales. El organismo no es capaz de sintetizar estos aminoácidos por lo que se hace indispensable incluirlos a través de la dieta.

Lo que varía en los diferentes tipos de carne es la calidad de la grasa; cuanto mayor sea el contenido en grasas saturadas, menos saludables se consideran.

¿Cuáles son las carnes más habituales?

Las carnes de cordero y de cabra son las que más contenido en grasas saturadas contienen por lo que se recomienda su consumo de forma ocasional.

La carne de vacuno tiene un contenido en grasas saturadas intermedio pero destaca por aportarnos hierro y otros minerales fundamentales para el buen funcionamiento del organismo. Su recomendación de consumo está entre 1 o 2 veces por semana.

Podemos decir respecto a la carne de ave (pollo y pavo en particular) que su contenido en grasas es bajo y su recomendación de consumo está entre 3 o 4 veces a la semana.

La carne de cerdo la hemos visto durante mucho tiempo como la “gran enemiga”; pero algunas partes de este animal como el lomo o el jamón contienen menos grasa que otras partes, además de no contener altos nieves de colesterol y una proporción óptima de ácidos grasos esenciales.

Así que si escogemos las partes más adecuadas para su consumo, podemos aprovecharnos de los beneficios nutricionales de la carne de cerdo.

Y por último la carne de conejo. Es el tipo de carne que contiene una proporción de grasa más baja además de un alto contenido en ácidos grasos. Esto la hace más saludable y sería interesante un consumo más frecuente; a pesar de que en los últimos años lo hayamos reducido en nuestro país.

En conclusión, es importante saber que la carne, en general, ofrece múltiples beneficios si la consumimos de forma responsable (en cuanto a su calidad y cantidad). Además de informarnos de cómo ha sido alimentado el animal en cuestión porque este factor hace variar considerablemente su calidad nutricional.

 

Fuente: www.http://extraordinarios.expobeta.com

Escrito por: Itziar Digon Escudero ~ Psicología y Nutrición

Leave a Reply

Your email address will not be published.

He leído y estoy de acuerdo con la totalidad de condiciones de la política de privacidad.